¿Cómo desarrollar una mentalidad cerradora en ventas?

Si quieres convertirte en un gran cerrador de ventas, lo primero en lo que debes trabajar es en tu mentalidad y actitud en la etapa del cierre de la venta.

Tener una mentalidad cerradora es una característica que debe tener todo vendedor, sobre todo en la etapa del cierre de la venta. Aunque se supone que todos los vendedores tienen esta característica, la realidad demuestra que un alto porcentaje pierde la venta justamente por falta de actitud.

La etapa más decisiva en todo el proceso de la venta es el cierre y es cuando el vendedor debe demostrar que tiene ese deseo de ganar, de vender. Sin embargo es común encontrar vendedores que se esfuerzan muy poco o se desaniman con mucha facilidad frente a cualquier comentario del cliente. Se retiran de la entrevista sin pelear.

Como desarrollar una mentalidad cerradora

Claves para cambiar tu mentalidad durante el cierre de la venta

La mentalidad cerradora es natural en muchos vendedores, en cambio otros deben realizar un esfuerzo adicional para alcanzarla. 

Esto se logra con un poco de esfuerzo y trabajo, siguiendo algunas de las pautas que se mencionan a continuación:

  • Cambia tus pensamientos. Olvídate de las malas experiencias anteriores y deja de justificar las pérdidas de venta. Concéntrate en que vas a hacer todo lo posible para cerrar la venta y hazlo.
  • Toma conciencia de que cerrar la venta es responsabilidad del vendedor y no del cliente. No esperes a que el cliente compre, tú eres el que tiene que vender (para eso estamos en ventas).
  • Cuando estés en la etapa de cierre debes concentrarte al máximo. Aprovecha cualquier oportunidad o comentario del cliente para intentar cerrar la venta.
  • Proponte intentar el cierre en varias ocasiones. Los clientes saben que los vendedores están para vender y esperan justamente que hagan eso, vender.
  • Domina varias estrategias de cierre. Esto te permitirá obtener mayor confianza y motivación, a la vez se incrementan las probabilidades de cerrar la venta.
  • Prepárate para manejar y superar las objeciones del cliente. Anticipa que objeciones puede plantear y prepara respuestas.
  • Concéntrate en el proceso y no en los resultados. El cierre de la venta es una consecuencia de lo que hiciste anteriormente. Preocúpate de realizar correctamente y cumplir con todo el proceso de la ventas. Los resultados llegarán solos.

Cambiar la actitud del vendedor en el cierre de la venta depende únicamente de cada uno, solo es cuestión de proponérselo. 

Un pequeño cambio de mentalidad durante el cierre de la venta, puede conllevar a grandes resultados.