Liderar un equipo desmotivado

La motivación de los colaboradores es esencial para que una empresa alcance sus objetivos. Mantenerla es difícil, recuperarla es todo un desafío.

Liderar un equipo desmotivado es un verdadero desafío para cualquier líder y todos los que hemos pasado por esto, podemos asegurar que es desgastante intentar comprometer y motivar nuevamente a todos nuestros colaboradores, sobre todo cuando las condiciones internas de la empresa son desfavorables. Es casi una misión imposible que solo Tom Cruise aceptaría.

La motivación de los colaboradores es esencial para que una empresa alcance sus objetivos. En mi experiencia como líder y consultor he visto muchas estrategias empresariales fracasar en su ejecución, debido a que el equipo de trabajo no estaba comprometido.

Las consecuencias todos las conocemos y no quiero profundizar en los resultados, más bien intento identificar las causas de esta desmotivación y las acciones para recuperarla.

Liderar un equipo desmotivado

Alinear los objetivos personales con los de la empresa

Lo primero que debemos entender es que nuestros colaboradores generalmente van a priorizar sus objetivos personales a los de la empresa. 

Trabajan para satisfacer sus necesidades de ingreso y obtener oportunidades de crecimiento profesional, ser reconocidos y valorados, pertenecer a un grupo y socializar en un ambiente positivo, quieren que se respeten sus derechos y horarios de trabajo.

Necesitan una comunicación asertiva y constructiva, evitando la manipulación o ser víctimas de falsas promesas. 

Realizar actividades dónde puedan explotar su potencial y demostrar su talento. Ser dirigidos por líderes que predican con el ejemplo y metas de trabajo consecuentes (no desproporcionadas). Contar con las condiciones adecuadas para trabajar.

Cuando estas necesidades y expectativas no son satisfechas inicia el proceso de desmotivación, que se refleja en la calidad del trabajo, la falta de compromiso e iniciativa, comentarios negativos y críticas permanentes, problemas de adaptación, dificultad para alcanzar las metas y disminución del rendimiento.

La desmotivación es consecuencia de factores internos de la empresa.

El gran desafío del líder es reconocer y aceptar que gran parte de la desmotivación de los colaboradores es consecuencia principalmente de factores internos de la empresa, sobre los cuáles tiene bastante responsabilidad y control.

Recuperar la motivación y confianza de los colaboradores no es una tarea fácil, ya que se requiere la colaboración de toda la empresa, incluyendo a los colaboradores desmotivados.

Es por esto que el líder debe buscar alianzas y formar un equipo dentro de la empresa, con la capacidad para tomar decisiones y el deseo de impulsar cambios sustanciales dentro de la organización, que incluyan:

  • La cultura interna.
  • Estilos de liderazgo y habilidades de dirección de equipos.
  • Estrategias de comunicación interna.
  • Planes de incentivos.
  • Revisión de los procesos actuales.
  • Actividades de integración y charlas de motivación.
  • Análisis de puestos y del desempeño de los colaboradores para ubicarlos dónde puedan sentirse y rendir mejor.

La ausencia de un Plan Estratégico Consolidado es una de los mayores problemas para mantener la motivación de los colaboradores, debido a que se desconocen los planes de acción, los objetivos a alcanzar, la toma de decisiones es confusa, la rivalidad entre departamentos se intensifica y la comunicación no fluye como debería. Todo esto influye en que el liderazgo se debilite y aparezca la falta de compromiso de muchos de los mejores colaboradores. 

La comunicación como herramienta para recuperar la confianza y motivación

En estos procesos es normal que la comunicación entre el líder y su equipo se encuentre desgastada por los años trabajando juntos o por la pérdida de credibilidad.

Es muy recomendable encontrar un interlocutor temporal al que se le delegue la comunicación diaria con los colaboradores y que el líder solo entre en escena en las comunicaciones más importantes y positivas (refrescar la relación).

Es necesario aclarar que a pesar de todas las acciones que realicemos, no podremos recuperar la motivación y confianza de todos nuestros colaboradores. Simplemente algunos alcanzaron un punto de no retorno y lo mejor es facilitarles la salida de la empresa.

Mi conclusión es que la motivación y compromiso de nuestros colaboradores está estrechamente relacionada con la capacidad de la empresa para satisfacer sus expectativas y necesidades.

Si logramos esto, tendremos un equipo dispuesto a entregar más de su tiempo y talento. Caso contrario, solo estaremos construyendo enemigos dispuestos a sabotear cualquier estrategia de la empresa.